• teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • teaser_blank
  • Vamos a hacer de la República Dominicana una tierra de esperanza para los que sueñan con un mundo mejor.
    Leer más
  • Desde el inicio de nuestra gestión, hemos impulsado una activa y dinámica política exterior que nos ha llevado, por vez primera en nuestra historia, a todos los continentes del planeta
    Leer más
  • La República Dominicana no puede aislarse del mundo. Nuestra política exterior tiene que ser activa y dinámica, como efectivamente lo viene siendo.
    Leer más
  • La bandera de la República Dominicana ondea por lo alto en el pabellón de las relaciones internacionales; y lo más importante es que en todas partes del mundo se nos mira con respeto, con afecto y con admiración.
    Leer más
  • En la República Dominicana, nadie va a desafiar la justicia. Nadie va a burlarse de la ley. Nadie va a retar al Estado democrático.
    Leer más
  • ¡Que vivan los trabajadores y trabajadoras de la República Dominicana!
    Leer más
  • El pueblo dominicano es un pueblo lleno de amor, de bondad y de nobleza, y un pueblo así estará siempre en condiciones de superar todos los obstáculos y vicisitudes que se le interpongan en el camino para la construcción de una sociedad más justa y más solidaria.
    Leer más
  • Esa nueva Constitución será garante de que a pesar de las diferencias políticas, ideológicas o religiosas que nos pudiesen separar, los dominicanos viviremos siempre en armonía, en paz, de manera civilizada y en base al respeto mutuo.
    Leer más
  • Hoy he venido a cumplir mi promesa. Les pido que me acompañen. Que Subamos al Metro. Que Subamos al progreso.
    Leer más
  • Para coronar con éxito ese inmenso desafío que tenemos por delante, se hace imprescindible asegurar para los años por venir la continuidad del crecimiento económico y la estabilidad, al tiempo que aplicamos de manera consistente una estrategia nacional de reducción de pobreza.
    Leer más
  • Los jóvenes de talento de la República Dominicana, aún los provenientes de familias humildes, tienen hoy la oportunidad de recorrer el mundo, aprendiendo todo el conocimiento que puede ser adquirido en materia de ciencia y tecnología para volver a la República Dominicana y prestar su concurso al esfuerzo de transformación nacional.
    Leer más
  • Que el crimen organizado, la delincuencia callejera y el narcotráfico reciban claro nuestro mensaje: ¡Aquí no pasarán! En la República Dominicana serán irremediablemente derrotados!.
    Leer más
  • La sociedad dominicana reconoce el papel que desempeña la educación para apoyar el pleno desarrollo de niños, jóvenes y adultos; generar equidad; crear oportunidades múltiples y construir ciudadanía.
    Leer más
  • Pues aquí en lo que creemos es en una Constitución que le transfiera poder a los ciudadanos; que los proteja de la soberbia, de la arrogancia y de los abusos del poder.
    Leer más
  • Que el crimen organizado, la delincuencia callejera y el narcotráfico reciban claro nuestro mensaje: ¡Aquí no pasarán! En la República Dominicana serán irremediablemente derrotados!
    Leer más
  • Estamos conscientes que la lucha contra el crimen y el narcotráfico requiere de esfuerzos extraordinarios por parte de todos, del Gobierno y de la ciudadanía
    Leer más
  • El gran talento joven dominicano necesita apoyo e incentivo. Nosotros se lo proporcionaremos.
    Leer más
  • Esa activa política exterior ha contribuido al fortalecimiento de los lazos diplomáticos, a la atracción turística hacia nuestro país, la promoción de la inversión extranjera, el intercambio comercial y el incremento de los vínculos educativos, culturales, científicos y tecnológicos
    Leer más
  • Así es este pueblo. Un pueblo alegre, optimista, entusiasta; y esa es la condición que nos da ánimo y nos impulsa siempre a enfrentar con éxito los graves problemas, las grandes dificultades y los inmensos desafíos que suelen obstruir el avance de los pueblos hacia la conquista de sus objetivos nacionales.
    Leer más
  • Definimos nuestra política exterior en base a los principios de la Carta de las Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos. Fomentamos los valores de la paz, la solución armónica de las controversias y el multilateralismo.
    Leer más
  • Creemos en una reforma constitucional que consagre definitivamente en la República Dominicana un Estado democrático social de Derecho, fundado en la soberanía del pueblo, la libertad individual, la solidaridad y la justicia social.
    Leer más
  • ¡En la República Dominicana, definitivamente, ¡E’ Pa' lante Que Vamos!
    Leer más
  • ¡Arriba la Patria! ¡Viva la República Dominicana! ¡E’Pá lante que Vamos!
    Leer más

Primer Mandato Presidencial (1996-2000)

Leonel Fernández fue juramentado presidente el 16 de agosto de 1996, sucediendo a Joaquín Balaguer, para convertirse en el primer jefe de Estado surgido del Partido de la Liberación Dominicana y uno de los más jóvenes estadistas de Latinoamérica en ese entonces. Durante su período de gobierno, la agenda política se centró en críticas y austeras reformas económicas y en mejorar la macroeconomía. Incentivó la participación en organizaciones políticas y económicas del hemisferio, como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Cumbre de las Américas.

Como presidente de la República, Fernández Reyna desarrolló una dinámica política exterior para rescatar a República Dominicana de su aislamiento tradicional. En ese contexto, participó en foros internacionales de vital importancia, como son la Asamblea General de las Naciones Unidas, las cumbres iberoamericanas y centroamericanas de jefes de Estado y de gobierno y la Cumbre de las Américas. También visitó varias naciones de Europa, así como Japón y Singapur.

Como gobernante, reforzó los lazos dominicanos con los países del CARICOM y Centroamérica e integró la nación al Grupo de Río y de los países ACP (países de África, Caribe y el Pacífico). En esa organización fue elegido presidente para el año 2000. Bajo su mandato se concertó el Tratado de Libre Comercio con los países de CARICOM y Centroamérica.

Fernández reorientó la inversión pública hacia el gasto social y privilegió la educación y salud pública. Durante este período, la economía creció un promedio anual de 8 %, la inflación no alcanzó los dos dígitos (tasa promedio de 5.9 %) y la tasa de cambio se mantuvo estable. Entre 1999 y 2000, la actividad económica, medida a través del producto interno bruto (PIB), creció en 10.8 %, en términos reales. La tasa de interés promedio real de la banca comercial descendió de 24.2 % en septiembre de 1996, a 18.9% en diciembre de 1998, lo que estimuló el aumento de la cartera de préstamos de los bancos comerciales.

En las reservas internacionales logró un incremento de $200.9 millones de dólares en el nivel de reservas brutas y de $268.8 millones de dólares en las netas, esto en el período 1996-1998; redujo la deuda externa de $3,875 millones de dólares, monto total en junio de 1996, a $3,507 millones, una disminución de $368 millones, que representa un descenso de 9.5 %. En el período 1996-1999, los préstamos de la banca comercial dirigidos al sector privado se incrementaron de $34,861 millones a $65,271 millones de pesos, gracias al mantenimiento de la estabilidad en los índices económicos.

En el plano social, se crearon 650,000 nuevos empleos, gracias al financiamiento y fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas; al tiempo que mantuvo un programa de venta de alimentos a bajos precios en puestos fijos y ambulatorios enfocados hacia los barrios pobres.

En el sector educación, logró aumentar de 300,000 a 1,300,000 las raciones diarias del desayuno escolar. Asimismo, instaló laboratorios de computadoras en todos los liceos públicos del sistema educativo y aumentó de 50 a 100 % el sueldo de los maestros. Instituyó el Premio a los Estudiantes Meritorios, otorgado mensualmente a los alumnos que obtuvieran las más altas calificaciones en sus centros docentes; promovió la lectura a través de las Olimpíadas de Lectura y relanzó la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo.

En el sector de la salud pública, el presidente Fernández inició la descentralización de los servicios y remodeló los hospitales. De igual forma, incrementó los recursos destinados a salarios del personal médico. Su gestión gubernamental dedicó especial atención a la población más vulnerable. Entre 1996 y 2000, República Dominicana registró una reducción de la mortalidad infantil: de cada mil niños nacidos vivos en 1996, 46 morían, cifra que se redujo a 21.3 para el año 2000.

El gobierno se enfocó en el desarrollo de proyectos de infraestructura que incluían la construcción de elevados viales, túneles y bulevares en el centro de la ciudad de Santo Domingo, específicamente en las avenidas 27 de febrero y John F. Kennedy. En 1997, creó la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET), organismo encargado de ordenar el transporte en República Dominicana. Ese mismo año se creó la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), la cual se encarga del transporte público bajo la administración del Estado.

Tras la culminación de su gestión de gobierno en el año 2000, el doctor Fernández continuó sus aportes al desarrollo del país y de Latinoamérica, esta vez como presidente de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), una institución sin fines de lucro dedicada al estudio de los temas vitales para el país y su contexto internacional, la elaboración de propuestas innovadoras de naturaleza estratégica, el diseño de políticas públicas, la mejoría de la calidad del debate nacional y la formación de los recursos humanos.

Ante un panorama de crisis matizada por la quiebra de bancos, la devaluación del peso, la alta inflación, elevadas tasas de interés, la pérdida de miles de empleos y la quiebra de cientos de negocios y empresas, el doctor Fernández optó por la Presidencia de la República durante las elecciones del 16 de mayo de 2004, en la que fue escogido nuevamente con el 57 % de los votos.