Objetivo No. 1
Impulsar la cultura como parte del desarrollo nacional y promover el crecimiento de la economía naranja

Impulsar la cultura como parte del desarrollo nacional y promover el crecimiento de la economía naranja

Recientemente, la República Dominicana ha sido reconocida, a nivel internacional, por sus aportes al arte y la cultura. En efecto, la UNESCO ha concedido al merengue y a la bachata, dos de nuestras expresiones musicales, la categoría de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Esto revela el carácter universal de la cultura dominicana; y por consiguiente, la necesidad de seguir desarrollando recursos humanos y cultivando nuevas formas de creación cultural, a los fines de fortalecer la identidad nacional dominicana.

Con el desarrollo de las modernas tecnologías, las industrias culturales adquieren un nuevo potencial. La Revolución Digital permite formas de generación de contenidos, distribución y comercialización, que incrementan la importancia de la cultura en la capacidad de generación de riquezas del país, medida en términos de producto interno bruto.

Esta nueva realidad ha dado lugar a la conformación de todo un conjunto de actividades que integran el sector cultural como parte de lo que se denomina como economía naranja o industria creativa.

La industria creativa puede definirse como un conjunto amplio de actividades económicas en que el producto o servicio contiene un elemento artístico o creativo sustancial (Unesco, 2006).

Alberga diversos sectores de las artes y la cultura, como la música, el libro y el audiovisual, más toda la producción artística o cultural, ya sean espectáculos o bienes producidos individualmente, y que incluye principalmente a las artes escénicas, las artes visuales, la cinematografía, la fotografía y la artesanía, así como sectores de servicios como la arquitectura y el diseño.

La cultura y las artes, así como los diversos procesos creativos tienen la capacidad de representar una alternativa inclusiva de desarrollo humano y económico en la Republica Dominicana. Este sector, en general, es valorado por su capacidad de expresar y difundir de manera creativa e innovadora, ideas, conceptos y productos.

Enunciado de las principales políticas públicas a impulsar:

1. Revisión de la Ley No.41-00 que crea la Secretaría de Estado de Cultura que conforme la Constitución de la República de 2010 debe ser reformulada.

2. Actualización y presentación al Congreso Nacional de las propuestas de leyes que completen el proyecto del Código de Leyes Culturales.

3. Rediseño Curricular del Sistema de Formación Artística Especializada.

4. Diseñar un calendario anual de eventos culturales nacionales promovidos por el MINC, coordinando su realización con entes de la sociedad civil y el sector privado mediante disposiciones efectivas.

Patrimonio Cultural

1. Actualización de la propuesta de Ley de Patrimonio (diseñada en 2008-2012) y su presentación en el Congreso Nacional.

2. Renovar la Red de museos dominicanos y coordinar adecuadamente los museos estatales con los privados a fin de establecer una política articulada de proyección de ese subsector.

3. Recuperar el dominio y regencia de los centros museísticos y patrimoniales y defensa del patrimonio cultural de la Nación, los cuales fueron indebidamente traspasados al Ministerio de Turismo en el 2012.

4. Relanzar las políticas de promoción del libro y la lectura, con la ampliación en diferentes regiones del país de los premios a la creación literaria, el relanzamiento del Sistema Nacional de Talleres Literarios y la creación y recuperación de bibliotecas físicas y digitales.

Industrias Culturales

1. Contribuir a las acciones de fomento de las Industrias culturales, impulsadas por entes oficiales, privados y de la sociedad civil.

Animación Extensión Promoción Difusión cultural

1. Centros culturales: Potenciar y apoyar los centros culturales oficiales, privados y de administración mixta a nivel provincial y municipal.

2. Orquestas juveniles: Fortalecer y relanzar el Sistema de Orquestas Sinfónicas Infantiles y Juveniles, y concertar acuerdos con los sectores empresariales y de la sociedad civil que aportan actualmente a su desarrollo.

3. Agrupaciones artísticas juveniles: Respaldar agrupaciones musicales, corales, danzarinas, teatrales y otras del área mediante acuerdos suscritos con sus responsables en cuanto a programas y actividades.

ACCIONES ESTRATÉGICAS:

1. Plan Nacional de Desarrollo de la Música, las Artes Visuales (Pintura, Escultura, Fotografía) y las Artes Escénicas (Teatro y Danza). Formular y
ejecutar a corto, mediano y largo plazo, considerando las áreas de:

  • Creación-Producción;
  • Formación-Apreciación;
  • Interpretación-Representación;
  • Investigación-Documentación;
  • Divulgación-Circulación;
  • Dotación-Adecuación de equipos, recursos y materiales;
  • Remozamiento-Construcción-Mantenimiento de infraestructuras y espacios físicos.

2. Plan Nacional de Desarrollo de la artesanía (relanzamiento). Renovación total del Centro Nacional de Artesanía (CENADARTE). Relanzamiento de la Feria Nacional de Artesanía. Construcción y lanzamiento del Mercado Nacional de Artesanía Dominicana, con sede en Santo Domingo y subsedes en Santiago de los Caballeros, Puerto Plata y la provincia La Altagracia.

3. Plan de Protección del Patrimonio Cultural (relanzamiento). Realización de un inventario del sector y la coordinación de las políticas de protección y puesta en valor como eje fundamental de todo esfuerzo de conservación y difusión del Patrimonio Nacional.

4. Plan Nacional de promoción del libro y la lectura (relanzamiento). Revisión total de la Ley del Libro y la Lectura para adecuarla a la nueva realidad nacional e internacional. Abrir bibliotecas especializadas en los diferentes centros culturales y escuelas de artes. Revisión y renovación general del Sistema Bibliotecario Nacional.

5. Premios Nacionales de Letras y Música. Relanzamiento de estos premios, recuperando el Premio Nacional de Historia y realizando de nuevo el Premio Nacional de Música, descontinuado actualmente.

6. Fortalecer los programas provinciales de Cultura. Ante el abandono de los programas artísticos y culturales que se desarrollaban en las provincias, se realizará un estudio a fondo de la situación actual.

7. Fortalecer, relanzar y reprogramar las acciones centrales del Ministerio de Cultura: como la Feria Internacional del Libro, Bienales, premios en diferentes áreas culturales, festivales y Carnavales Nacionales y provinciales.

8. Crear el Instituto Superior de Artes Escénicas (ISAE), destinado a la formación en danza y teatro, con título universitario avalado por el Ministerio de Educación Superior.

9. Convertir al Conservatorio Nacional de Música en un instituto superior para la enseñanza profesional de la música, con las especialidades de rigor. Otorgar título universitario, con el respaldo del Ministerio de Educación Superior.

10. Escuela Elemental de Música Elila Mena. Reorientar los objetivos y planes de esta escuela, a fin de que cumpla eficazmente con sus objetivos.

11. Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Infanto-Juveniles. Relanzamiento de este proyecto para que todo no se reduzca a una orquesta capitalina.

12. Lanzamiento formal del Sistema Nacional de Bellas Artes, con nuevas modalidades y características, teniendo como eje la Dirección General de Bellas Artes.

13. Reformular el sistema de Redes de Coros y de Bandas para permitir que opere de modo efectivo, canalizando becas, respaldo financiero, instrumentación, entrenamientos y realización de festivales y concursos para promover la competencia y crear mecanismos de fomento y auge.

14. Proceder a una readecuación total de las instalaciones del Teatro Nacional Eduardo Brito, sin menoscabo de su diseño original.

15. Proceder a una readecuación total de las instalaciones del Gran Teatro del Cibao, sin menoscabo de su diseño original.

Se deben generar iniciativas que fomenten el arte, la cultura y la creatividad dominicana de manera multidimensional, potenciando sus efectos en el ámbito tecnológico, económico y social. A su vez, deben ser reforzadas por un marco regulatorio.

El sector creativo constituye un vehículo para la innovación y el emprendimiento. Invertir en la economía creativa ofrece oportunidades como la creación de empleos, aumento de las exportaciones y crecimiento económico como y social, más inclusivo y sustentable. Por ende, se deben desarrollar oportunidades que capturen la atención de quienes toman decisiones, a nivel público y privado.

INICIATIVAS

  • Transitar desde una economía basada, fundamentalmente, en la oferta de recursos naturales, hacia una economía basada en el conocimiento e innovación.
  • Creación del Consejo Nacional de Economía Naranja, con la finalidad de estructurar y monitorear un plan de políticas públicas que impulse iniciativas de dicho sector, para los próximos 10 años.
  • Crear el marco institucional para el crecimiento de la economía naranja (cultura, ocio, gastronomía y moda)
  • Crear un observatorio de economía naranja con miras a obtener información oportuna y confiable sobre la realidad de esta industria.
  • Impulsar la promulgación de la Ley de Patrimonio Cultural, actualizando la propuesta sometida al Congreso Nacional en el año 2008.
  • Fortalecer la colaboración con entidades públicas y privadas. Desarrollar criterios y visiones, así como difundir sus características entre tomadores de decisión del sector público y privado, de modo de generar el tejido institucional que pudiese albergar las acciones de fomento a la economía creativa.
  • Crear o adoptar estándares de calidad para el sector. Y adoptar o actualizar códigos de actividad económica relacionados con economía creativa de acuerdo a estándares internacionales.
  • Formar el Comité Interministerial para el Desarrollo de la Economía Creativa, integrado por los ministerios de Economía, Turismo, Cultura, Relaciones Exteriores y Educación, para responder de forma articulada y sinérgica entre las diversas organizaciones del Estado a los desafíos que presenta el fomento y desarrollo de la economía creativa.
  • Crear marco que facilite el desarrollo sustentable a los emprendimientos creativos y favorezca el ecosistema de fuentes de financiamiento e instancias de mercado; empezando por la formulación de un plan de acción que responda de forma sinérgica y coordinada a las brechas del sector.
  • El propósito del plan de acción será el determinar la contribución (directa, indirecta y conexa) del sector a la economía nacional; diagnosticar las brechas y limitaciones del mercado; y finalmente desarrollar planes para impulsar su desarrollo. Se llevaría a cabo a través de la definición de las áreas de intervención en las industrias culturales y creativas, y el establecimiento de políticas, estándares y lineamientos generales que promuevan la innovación.
  • La revisión y sistematización de los diagnósticos realizados por instituciones públicas y privadas. Mejorar la generación y disposición de información a través de la creación de un observatorio de investigación sobre economía creativa.
  • Implementación de políticas, estrategias y acciones que fortalezcan y aseguren la continuidad en el tiempo de las intervenciones públicas realizadas en sector creativo y cultural. Algunas estrategias incluyen:
    • Formalización de convenios con organizaciones públicas o privadas para fortalecer los compromisos mutuos y facilitar la continuidad.
    • Formalizar espacios de intercambio, diálogo y negociación colectiva con los distintos actores sociales involucrados (cámaras de comercio, asociaciones profesionales o sindicatos).
    • Buscar consenso entre las diferentes fuerzas políticas para acordar objetivos comunes en el largo plazo.
    • Difusión generalizada del estado de ejecución del proyecto y de los resultados parciales que pudieran obtenerse.
    • Establecer mecanismos permanentes de control.
  • Desarrollar Planes Regionales de Fomento a la Economía Creativa diseñados e implementados en distintas regiones del país.
  • Atraer inversión local y foránea hacia el sector de las industrias culturales y creativas, de manera tal de generar círculos virtuosos en la vitalidad cultural del país.
  • Revisar la Ley de Cine para hacerla más competitiva respecto a otros mercados internacionales que también procuran fomentar la industria cinemato-
    gráfica.
  • Invertir en la economía creativa es proyectar la imagen país en el mundo, promoviendo la diversidad cultural, la inclusión social y el desarrollo humano del territorio. Gracias a las nuevas tecnologías digitales, existe la oportunidad para aprovechar la creación de mercados que han emergido en el sector. Por ende, fortalecer el capital humano, gestionar el conocimiento con miras de fomentar la innovación y difundir los avances tecnológicos es primordial.
  • Proteger la propiedad intelectual a través de modelos que no solo consideren los derechos de autor, sino que valoren apropiadamente la creatividad y el conocimiento.
  • Apoyar y fomentar la profesionalización en el sector creativo. Crear o facilitar oportunidades para contar con una mayor cantidad de trabajadores capacitados en temáticas de gestión y emprendimiento a lo largo de la cadena productiva del sector creativo.
  • Abrir mercados y crear público a partir del estimulo de la oferta y demanda: rebajas tarifarias u otros beneficios al consumidor, acciones de marketing desde la gestión publica, subsidios o exoneraciones impositivas a la distribución y comercialización para mejoras tecnológicas, entre otros.
  • Fomentar el reconocimiento nacional e internacional del diseño y de los productos y servicios desarrollados en el país a través de apoyo logístico y financiero, presencia en ferias y mercados, etc.

Déjame saber tus comentarios...

¡No inventes, únete al #Camino Seguro!

Con tu esfuerzo, juntos llevaremos a la República Dominicana por senderos de bienestar, prosperidad y progreso para todos.

Únete ahora

Únete ahora

       Leonel Fernández Presidente 2020
Únete Menú
>