La sostenibilidad ambiental implica mantener un patrimonio natural suficiente que permita el desarrollo económico y social dentro de la capacidad productiva del planeta. Mediante dicha sostenibilidad se busca aumentar el bienestar humano, protegiendo los ciclos vitales del oxígeno, el agua y los nutrientes, así como las fuentes de materias primas utilizadas, y asegurando los sumideros de residuos.

Continúa leyendo...

De acuerdo con la ONG internacional VITALIS, la región latinoamericana enfrenta importantes desafíos ambientales, determinados principalmente por los patrones de uso de sus recursos naturales, los insostenibles sistemas de producción y hábitos de consumo de las poblaciones humanas, y de manera particular, sus sistemas de gobernabilidad ambiental.

En el caso de la República Dominicana, además de los problemas regionales y globales, el país afronta retos ambientales propios que impactan de forma directa e inmediata a la población y atentan contra la sostenibilidad medioambiental dominicana.

La deforestación, reducción de hábitats, sobrepesca, depredación de áreas protegidas, contaminación, mal manejo de desechos sólidos, emisión de gases de efecto invernadero, contaminación sónica, carbón ilegal, son algunos de los grandes retos del país en los últimos años.

En respuesta a lo anterior presentamos un breve diagnóstico sobre el estado del eje sostenibilidad ambiental en todo el territorio de la República Dominicana, con miras a que de los datos arrojados se diseñen las políticas públicas requeridas para lograr alcanzar un desarrollo de nuestro país sostenido y sostenible.

Cobertura de bosque en República Dominicana

La República Dominicana trabajó durante los últimos 15 años en desarrollar las estrategias para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en relación con el eje medioambiental. Se diseñaron diversos componentes, uno de estos fue la cobertura de bosque el país. Para ello se estimó que se debía plantar un promedio anual de alrededor del 10.8 millones de árboles para cubrir en 10 años un total de 96,884 hectáreas, y aumentar la cobertura de bosque del país a 35 %.

La superficie terrestre del territorio nacional cubierta por bosques es actualmente cercana al 40.74 %, más de 4 puntos porcentuales de la citada meta. En efecto, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales reporta que el promedio de la cobertura boscosa del país en los años 2011 y 2012 representaba 39.5 %, lo que equivale a un aumento de 43 % respecto a la cobertura de 27.5 % estimada para el año 1996.

Deforestación

En ese sentido, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha identificado entre los principales factores que contribuyen a la deforestación y degradación de los bosques, el reducido reconocimiento político de los bienes y servicios que prestan los bosques a la humanidad y que conlleva a la conversión hacia otros usos, la falta de planificación territorial, problemas de tenencia de la tierra, el crecimiento demográfico y una débil gobernanza.

En nuestro país las principales causas de desforestación se muestran en el gráfico 6.

Causas directas de deforestación y degradación de los bosques en RD

Las Naciones Unidas también consideran que ciertas condicionantes sociales, económicas y ambientales han potencializado las causas directas de deforestación y degradación de los bosques en nuestro país, las cuales son denominadas causas subyacentes.
Entre estas destacan: tenencia de la tierra, condiciones topográficas, políticas fiscales y desarrollo, valoración de los bosques, crecimiento demográfico y pobreza e inequidad social.

Incidencia de los incendios forestales

El humo procedente de los incendios puede reducir notablemente la actividad fotosintética y perjudicar la salud de los seres humanos y de los animales.
Esta es una de las problemáticas ambientales que enfrenta la República Dominicana, en los últimos diez años, se han registrado 2,235 incendios forestales ocurridos. En distintos puntos del país, los cuales afectaron un área de 51,327 héctareas.

Los datos suministrados por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), evidencian que los fuegos en importantes zonas boscosas del país no se detienen, aunque hubo una disminución en el 2017, con 98 incendios registrados, en comparación con los 166 el año anterior, 2016.

Uso del suelo

Según el ‘Estudio de Uso y Cobertura del Suelo, 2012’, realizado por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, donde se levantó información sobre la ocupación, distribución y estadísticas de las áreas boscosas, agrícolas, ganadera y de otros usos y coberturas, en el ámbito provincial, municipal, regional, cuencas hidrográficas y áreas protegidas, se obtuvieron los siguientes resultados:

  • El uso agrícola del suelo ocupa una superficie de 16,959 km2, equivalente al 35 % del territorio nacional.
  • Para el uso pecuario se utiliza una superficie de 7,241.23 km2, equivalente al 15 %.
  • En el uso urbano se ocupa una superficie de 1,133.30 km2, equivalente al 2.4 %.
  • La cobertura forestal tiene una superficie de 18,923.45 km2, equivalente al 39 % del territorio nacional.

Consumo de sustancias que agotan la capa de ozono

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el mayor consumo de sustancias que agotan la capa de ozono (CFC+ HCFC+ bromuro de metilo) fue registrado en el año 1999, calculado en 837 toneladas de potencial de agotamiento del ozono (PAO), medida que se refiere a la cantidad de destrucción de ozono estratosférico causado por una sustancia. De 1992 al 2006 el consumo fue de un promedio anual de 463.2 toneladas PAO, promedio que se redujo a 44.8 toneladas del 2007 al 2014, es decir, cerca de la décima parte.

Del total consumido en el país durante el período 1992-2014 de las tres citadas sustancias, el 80 % correspondió a CFC, el 12 % a bromuro de metilo y el 7 % a Hidroclorofluorocarburos (HCFC). Mientras el consumo de CFH ha sido eliminado, ha aumentado el consumo HCFC, cuya eliminación se prevé para el año 2030.

Proporción de áreas protegidas en la República Dominicana

El área total protegida (terrestre y marina) representaba 15.4 % en el 2007 y 19.2 % en el 2014. El área terrestre declarada protegida ocupaba para el 2017, el 26 % de la superficie del país, proporción que 10 años atrás, es decir, en el año 2007, fue estimada en 20 %. La superficie marina protegida se estima en 18 % de la zona económica exclusiva reivindicada.

De las siete categorías de áreas terrestres y marinas protegidas, establecidas en el país por el Ministerio de Medioambiente, cerca de las tres cuartas partes corresponden en la actualidad a áreas de protección estricta, el 18 % a parque nacional y alrededor de 6 % se distribuye en las categorías reserva natural, área de manejo de hábitat, monumento natural y paisaje protegido.

Especies en peligro de extinción

Respecto a las especies en peligro de extinción en la República Dominicana, el Ministerio de Medio Ambiente reporta que las mismas no han aumentado. Para el 2009 se estimó en 2.52 % el porcentaje de especies vegetales y animales en peligro de extinción, en relación con el total de especies documentadas para el país. Las especies de flora en extinción son el 4.3 % de esta categoría y en la fauna 0.6 %.

En el informe realizado por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en 2011, denominado “Lista de Especies en Peligro de Extinción, Amenazadas o Protegidas de la República Dominicana (Lista Roja)”, se establece la cantidad de flora y fauna que se encuentran en riesgos.

Según la ‘Lista Roja’ de Medioambiente, para el 2011, el país contaba con unas 15,539 especies de animales y vegetales, aproximadamente. De éstas, 333 especies se encontraban en peligro grave o crítico.

Servicio de saneamiento en la República Dominicana

La situación en nuestro país es preocupante, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, en su IX Censo de Población y Vivienda del 2010, un total de 648, 860 hogares utilizan letrinas como servicio de saneamiento, representando el 25.6 % del total, en tanto 160,589 viviendas no tiene ningún tipo de servicio sanitario, lo que equivale al 6 % de los hogares a nivel nacional. Solo el 68.4 % de los hogares cuenta con inodoros.
Programa de Gobierno 2020-2024 Dr. Leonel Fernández 217

Aguas residuales

Para la República Dominicana el manejo de las aguas residuales es uno de los desafíos más relevantes que tiene el país en materia medioambiental, sobretodo el Gran Santo Domingo, según datos de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), la producción de aguas residuales recolectadas y tratadas en Santo Domingo por año, 2002-2017, la podemos apreciar en la tabla no 8.

Tabla 8. Produccion de aguas residuales recolectadas y tratadas en Santo Domingo por año, 2002-2017 (en m3/d)

En 2016 la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, presentó un estudio titulado “Condición actual del Sistema de Tratamiento de Aguas Residuales de la Provincia de Santo Domingo”, donde los datos arrojados resultaron ser más críticos que los que presenta la CAASD, por ejemplo según este estudio en el año 2015 solo el 32 % de las aguas residuales que llega al sistema de alcantarillado fue tratada y de las aguas residuales producidas solo el 6.72 % era tratada.

Manejo de residuos sólidos y eliminación de residuos hospitalarios

En el análisis realizado en el 2015, por el Observatorio Político Dominicano, denominado ‘Los desechos sólidos en la República Dominicana: su proceso y destino final’, se establece que los municipios más afectados por la basura son Santo Domingo, Santiago, La Vega, San Pedro de Macorís, Monseñor Nouel, La Romana y la frontera entre Haina y Santo Domingo Oeste.

En ese sentido, de todos los vertederos identificados en el territorio nacional, el de Duquesa es el más grande: recibe un promedio de 3,750 toneladas de basura diariamente, provenientes del Distrito Nacional, el Gran Santo Domingo (Santo Domingo Este, Santo Domingo Norte, Santo Domingo Oeste), Los Alcarrizos, Pedro Brand y los distritos municipales Palmarejo-Villa Linda, Pantoja y La Guáyiga.

Los métodos de eliminación de los residuos sólidos siguen siendo un desafío para el país, sobretodo de forma sostenible y amigable con el medio ambiente.
En lo relacionado con la eliminación de residuos hospitalarios, República Dominicana, desde el año 2009, cuenta con el Reglamento sobre los Desechos y Residuos Generados por los Centros de Salud y Afines, el cual tiene como objeto regular todas las actividades en el manejo de los desechos y residuos de servicios de salud y afines. En tanto para el 2014, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, hizo de dominio público la Norma para la Gestión Integral de Desechos Infecciosos, la cual regula las actividades en el manejo de estos, y procura prevenir graves enfermedades.

Estas normativas no han sido suficientes para evitar el uso inadecuado de residuos hospitalarios en el país, sigue existiendo una falta de compromiso a nivel público y sobretodo privado que se evidencia en los centros de salud los cuales en la mayoría de casos no cuentan con los dispositivos establecidos por ley para la eliminación de sus residuos.

Minería

Los datos presentados por Fraser Institute, centro de pensamiento e investigación de Canadá, en su Encuesta Anual de Empresas Mineras, en 2016, República Dominicana, ascendió a la posición 100 de los 104 países evaluados, con relación al Índice del Potencial Minero. En este índice se trata de recoger la percepción de las empresas mineras con respecto a atractivo geológico de cada país/región, independientemente de las políticas públicas que se aplican.

Para el 2017, el Ministerio de Energía y Minas registraba 125 concesiones de explotación que incluyen 123 no metálicas (mármol, arcilla, rocas, larimar, sal o yeso) y dos metálicas (oro, plata, cobre y ferroníquel). A ese número se suman otras ocho de empresas y personas que cuentan con permisos para extraer en varias provincias.

De estas 125 concesiones, 55 corresponden a la región sur de República Dominicana concentrando el 41.3 % de los permisos de explotación de minería otorgados por las autoridades, la región Norte, con 33 permisos para explotación minera, equivalente al 24.8 % del total, en cambio, la región Este, donde se ubican los principales polos turísticos dominicanos, concentra el 21 % de las concesiones mineras del país.

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, el volumen autorizado y extraído de la minería de agregados, para el 2017 fue de 7, 252,120.00 y 6, 840,835.97, metro cúbico, respectivamente.

Cambio climático

Según el Global Climate Risk Index 2016 (Índice de Riesgo Climático Global), la República Dominicana ocupa la décima posición y Haití, con la cual comparte la isla, se encuentra entre los tres países más afectados del mundo, colocando la isla como de las más afectadas a nivel global.

De acuerdo con el quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la República Dominicana presenta una elevada exposición a fenómenos naturales que producen de manera reiterada, situaciones de emergencia y desastres de diferente envergadura. Su ubicación y características geográficas, topográficas y orográficas confluyen con factores sociales, económicos y demográficos exacerbando las condiciones de riesgo.

Principales problemáticas medioambientales en la República Dominicana:

  • La falta de educación ambiental en todos los niveles educativos, en la comunidad, el barrio, en los centros de trabajo, instituciones, empresas públicas y privadas y en los medios de comunicación.
  • La dependencia de combustible fósil aproximadamente en 80 % de nuestra energía eléctrica generada.
  • El mal manejo de nuestras cuencas hidrográficas ha llevado a la reducción y contaminación de los recursos hídricos superficiales y subterráneos, entre ellas las reservas más grandes del país.
  • La contaminación del suelo por descargas de contaminantes de las industrias agrícolas, pecuarias y domiciliares.
  • La contaminación ambiental por desechos sólidos y líquidos que afectan la higiene y salud humana, así como la belleza escénica del territorio nacional y su potencial turístico.
  • Uso continuo de plaguicidas catalogados como prohibidos.
  • El manejo inadecuado de los bosques, el cambio de uso de los suelos de vocación forestal para la agricultura y ganadería, y el uso de prácticas agrícolas inadecuadas, han provocado el avance de la frontera agrícola, pérdida de plantas medicinales, forestales y maderables, la fauna y otros organismos vivos terrestres y acuáticos que garantizan la fertilidad del suelo y la reproducción
    de las plantas y animales.

El programa de gobierno del Presidente Leonel Fernández, para el período de gobierno 2020-2024 procura dotar al Sector Ambiental de una política pública explícita que establezca con claridad el curso de acción, la modalidad y formas de integración de la dimensión ambiental en el desarrollo nacional, la restauración de los ecosistemas degradados, con atención en las partes altas de las cuencas hidrológicas y la zona costera-marina, la protección efectiva del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, el uso sostenible de la biodiversidad y los ecosistemas, a fin de alcanzar el mejoramiento progresivo del bienestar de las personas, a través de un cambio transformador que profundice los logros alcanzados y avanzar a niveles superiores de calidad ambiental y conservación del Patrimonio Natural de la Nación.

1. Lo que debemos proteger, conservar y usar sosteniblemente:

  • La Hispaniola es la segunda en tamaño y la de mayor biodiversidad entre más de 5,000 islas y cayos del Caribe Insular.
  • La biodiversidad de los ecosistemas marinos dominicanos ha recibido el rango más alto de valoración biológica (FMN/ WWF).
  • Alto grado de biodiversidad única, de importancia global, lo que ha inducido que haya sido denominado Sitio Sobresaliente de biodiversidad del Caribe.
  • La República Dominicana es hogar para 270 especies de aves migratorias.
  • Contamos con 5,600 especies de plantas vasculares (36 % endémicas, existentes sólo en esta isla).
  • El país es hogar para 4 de las 7 especies de tortugas marinas a nivel mundial.
  • Tres (3) de los ecosistemas terrestres del país, el bosque de pino, los bosques húmedos y los humedales de la cuenca del Lago Enriquillo, están en la lista de los de más alta prioridad de conservación en Latinoamérica y el Caribe.
  • La estructura ambiental costero marina del país se compone por una costa de 1,389 km., de los cuales 166 km., es decir el 11 % de la zona costera, son
    arrecifes de coral y los ecosistemas y especies asociadas.
  • Los ecosistemas costeros más importantes son las playas, los arrecifes coralinos, las praderas de hierbas marinas, los manglares y las lagunas costeras.
  • En la Bahía de Samaná y los Bancos de la Plata y de la Navidad llegan a reproducirse la más grande población de ballenas jorobadas del Atlántico Norte.
  • La cobertura forestal ha sido estimada entre un 39 % y 41 % del territorio nacional.
  • El volumen medio anual de agua escurrido en el territorio dominicano se estima en 21,500 millones de metros cúbicos (1,500 son recursos subterráneos) lo cual equivale a un flujo total promedio de 667 m3/seg.
  • Según la clasificación de los Suelos por su capacidad productiva realizada por la OEA, el 48.28 % de los Suelos están entre la categoría I a la VI, con posibilidades de realizarse algún tipo de cultivo.

2. Lo que debemos superar y corregir con el cambio transformador:

  • Marco institucional desfasado e ineficiente.
  • Escasa sostenibilidad ambiental de las políticas de las instituciones públicas.
  • Degradación de ecosistemas y pérdida de especies (1,330 especies están amenazadas).
  • Pérdida, salinización y degradación de los suelos.
  • Falta de un ordenamiento ambiental del territorio.
  • Pérdida de bosque en la parte alta de las cuencas hidrográficas (la tasa de deforestación se estima en 50,000 tareas).
  • Presencia y expansión de especies exóticas invasoras.
  • Sobreexplotación de recursos naturales y la biodiversidad (sobre pesca).
  • Cambio de uso del suelo para la expansión de la producción agropecuaria y crecimiento urbano (La Vega, Santiago, Espaillat, Hermanas Mirabal).
  • Significativa vulnerabilidad a los efectos del cambio climático.
    De acuerdo con el Índice de Riesgo Climático Global de Germanwatch del 2019, la República Dominicana se encuentra entre los lugares 11 al 20, debido a: la inadecuada gestión del agua; irregularidad creciente del régimen de aguas superficiales; degradación de acuíferos; la reducción de la calidad de aguas superficiales; sedimentación de los embalses y cauces.
  •  Extrema pobreza.

¡No inventes, únete al #Camino Seguro!

Con tu esfuerzo, juntos llevaremos a la República Dominicana por senderos de bienestar, prosperidad y progreso para todos.

Únete ahora

Únete ahora

       Leonel Fernández Presidente 2020
Únete Menú
>