Discurso en el Foro por la Excelencia Educativa, celebrado en el Club Mauricio Báez

Por: Leonel Fernández |



Pues bien, yo creo que hoy es un día de gran trascendencia para el futuro de la República Dominicana. Hemos convocado a todos los actores nacionales que tienen alguna pertinencia o relevancia con el sector educativo del país, para que entre todos hagamos una reflexión, repensemos la situación de la educación nacional y contribuyamos a formular una nueva política educativa para la República Dominicana.

Y esto es esencial, porque si estamos hablando de que en la República Dominicana actualmente existe una crisis económica y una crisis social, y una crisis de las instituciones políticas y una crisis moral, cuando discernimos sobre estos problemas, en última instancia lo que tenemos es un problema de tipo educativo. Por consiguiente; para plantearnos seriamente un proyecto nacional de desarrollo sostenible, en última instancia tenemos que prestar atención a lo esencial, a lo básico que garantiza todo lo demás, y eso es la educación en la República Dominicana.

Con la apertura de este Foro Presidencial por la Excelencia Académica, yo puedo repetir aquí, lo que decíamos en el período 1996-2000: República Dominicana, ¡despierta! porque llegó la hora de la escuela.

Ahora, cuando meditamos aunque sea superficialmente sobre la situación educativa de la República Dominicana, hacemos algunos descubrimientos que nos dejan escalofriantes, por ejemplo: sabemos que de los nueve millones de dominicanos que conforman hoy la nacionalidad dominicana, el índice de escolaridad del país como tal, tiene un poco más del cuarto grado de la primaria, hablan de 4.8, o sea que estamos oscilando entre un cuarto o quinto curso de la primaria como país.

Da lo mismo que sea cuarto grado como que sea quinto grado de la primaria. Lo que estamos diciendo en el fondo, es que el índice de escolaridad en nuestro país resulta muy bajo. Pero además, de todos los niños que ingresan al primer grado de la primaria, solamente 47, es decir, de cada 100 que entran al primer curso de la primaria, solamente 47 llegan al octavo curso, y de cada 100 que se inscriben en el primer curso de la primaria, solamente 24 llegan al bachillerato, lo que significa que a nivel del octavo curso, el 53% de la población ya queda excluida del Sistema Educativo Nacional. Y cuando llegamos al sistema universitario el 76% de la población queda excluida de una educación superior. Y yo creo que esto es gravísimo para una sociedad porque estamos hablando que lo único que sirve de base real para el progreso del individuo como ser humano para el avance de las familias, y para la prosperidad de los pueblos es la educación, y estamos diciendo que ya a nivel de octavo curso más de la mitad de la población queda excluida de ese porcentaje, y al llegar al nivel universitario el 76% queda excluida, y del porcentaje que va a nivel de educación superior, esos sólo representan el uno 1% de la población dominicana en su totalidad.

En el fondo, estamos diciendo que hay una profunda crisis del sistema educativo en la República Dominicana que empieza primero por una situación de exclusión y de identidad. Por tanto me parece que lo primero que tenemos que plantear cuando hablamos de la educación dominicana, primero es, garantizar la cobertura universal de todos los dominicanos, de todos los que habitan el territorio de la República Dominicana, pero lo segundo, es que considero que en el mundo de hoy hablar de que lo que se requiere es una educación obligatoria y gratuita hasta el sexto curso, es una cosa sin sentido, porque llegar al sexto curso hoy día equivale absolutamente a nada. Si en este país se requiere hacer una reforma a la Constitución yo estaría de acuerdo para que se estableciese una reforma que indique que la educación en la República Dominicana es obligatoria y gratuita hasta terminar el cuarto curso del bachillerato.

Ahora, me parece que no tendría sentido establecer constitucionalmente una educación obligatoria y gratuita hasta el decimosegundo curso si no garantizamos los mecanismos de hacer eficaz este planteamiento constitucional porque hasta ahora inclusive el sexto curso se ha quedado en letra muerta porque no se cumple. No tenemos un índice de escolaridad que llegue al sexto curso de la primaria, lo que significa que no hemos encontrado los mecanismos, los instrumentos que hagan posible la aplicación de este dispositivo constitucional.

Entonces yo creo que en el contexto de este Foro por la Excelencia Académica hay una primera interrogante que tenemos que formularnos: ¿Qué mecanismos se pueden crear desde el Estado, desde el seno de la familia y de la sociedad civil para garantizar esta educación obligatoria y gratuita hasta el cuarto curso de bachiller?

Yo creo que es una discusión que tiene que llevarse a cabo de cómo garantizar esos instrumentos de aplicación de éste dispositivo constitucional, lo segundo tiene que ver con el tema de la calidad de la educación porque no basta tampoco ahora ir a la escuela cuando lo que se difunde en la escuela carece de relevancia y carece de calidad, y aquí entonces tenemos que pasar a otra interrogante importante que tiene que ser debatida en este foro. Enseñar qué, enseñar para qué y cómo enseñarlo, que yo creo que es el gran debate de estos momentos, y efectivamente asumimos la educación como el instrumento fundamental para el desarrollo, qué es lo que hay que enseñar en las escuelas, y segundo cómo lo enseñamos y en base a cuáles técnicas a cuáles instrumentos se puede enseñar eso. Por suerte parte de esto está resuelto, porque las tres intervenciones que hemos tenido definen un poco cuál es la filosofía de la educación en la República Dominicana.

Habló la secretaria de Estado de Educación en lo que es el Sistema Educativo Nacional del kinder al cuarto grado de la Educación Media. Habló la profesora Ligia Amada Melo como secretaria de Estado de Educación Superior, Ciencia y Tecnología y el licenciado Melaneo Paredes, en la Formación Técnico Profesional, y yo creo que ahí hay una primera descripción o por lo menos una clasificación de la educación en la República Dominicana. La Educación Superior, Ciencia y Tecnología, Educación Técnico Profesional y el Sistema Educativo Nacional.

Ahora, en función de eso tendríamos que plantearnos en la Educación Nacional lo que yo estimo para que lo sometamos a reflexión y a este gran debate nacional, que esa educación nacional tiene que estar referida a tres ejes básicos fundamentales.

Estando este fin de semana en Pedernales, me encuentro con un grupo de estudiantes que acababa de salir de la escuela, ellos me ven, me llaman, y empezamos una conversación. Un estudiante me pregunta: ¿Si usted tuviera que hacernos alguna recomendación como estudiantes, qué usted nos diría?, lo que le dije en ese entonces fue: mi recomendación para ustedes es que lean mucho acompañados siempre de un diccionario, y es lo que me parece esencial.

La vida es un mundo de significados, es un manejo de símbolos, la vida es una interacción simbólica. Si yo no manejo los significados, tengo problemas de comunicación y lo que nosotros observamos en el medio nuestro es justamente una pobreza de lenguaje por un manejo inadecuado de significados.

Yo asumiría la lectura, el dominio de las matemáticas y las ciencias, ciencias naturales y ciencias sociales como tres pilares fundamentales del Sistema Educativo Nacional. Si nosotros logramos, que nuestros estudiantes culminen el bachillerato sabiendo razonar, sabiendo pensar, sabiendo discernir y con capacidad para comunicar para comunicarnos y la posibilidad de realizar operaciones matemáticas abstractas, yo creo que habremos hecho un gran salto hacia delante.

Y por otra parte, creando los conocimientos del mundo científico, en el ámbito de las ciencias naturales con la Biología, la Química, la Anatomía, es decir, lo que se enseña en el ámbito escolar nuestro en ciencias naturales y por supuesto en las ciencias sociales, que sería el dominio de la historia, el dominio de las geografías para ubicarse en el tiempo y en el espacio. Ahora, eso es de por sí insuficiente porque estimo que además de eso, que es lo básico, hoy día también el estudiante tiene que recibir un tipo de educación ética, educación moral, educación cívica, educación ciudadana para que el estudiante aprenda el principio ontológico de diferenciación del bien y del mal, de lo correcto y de lo incorrecto, y que tenga valores y actitudes que pauten su conducta en la sociedad, porque si no lo tienen, entonces lo que veremos es una conducta disfuncional por parte del estudiantado, y lo tercero, en un mundo globalizado, donde la República Dominicana tiene los desafíos de su inserción en ese mundo global, hay que ir preparando las nuevas generaciones en las competencias que lo hagan efectivamente estar en capacidad para enfrentar esos desafíos.

Y yo creo que en el mundo actual esas competencias son fundamentalmente el uso primero de dominar las técnicas de comunicación, es decir, dominar los ordenadores, el computador, el Internet, saber navegar en el mundo de las tecnologías de la comunicación y de la información, y en segundo lugar, hablar inglés.

Si efectivamente creamos escuelas bilingües, el estudiante nuestro habla inglés y domina la tecnología de la comunicación y de la información, estos son los dos pilares para enfrentar los desafíos de la globalización en estos momentos. De manera que en este marco planteo definir la naturaleza curricular sobre la base de lenguaje, matemáticas y ciencias, la educación cívica y por otra parte la tecnología, del dominio de un idioma, como sería en este caso el inglés, pasando a la educación superior, creo que aquí también hay grandes interrogantes.

Cuando visito el interior por ejemplo: a la provincia Bahoruco, me encuentro con los estudiantes universitarios de la provincia Bahoruco o de Pedernales que piden al Gobierno que haga una extensión de la Universidad Autónoma de Santo Domingo en Pedernales o que haga una extensión de la UASD en la provincia Bahoruco, pero también eso puede ser que haga una extensión de la UASD en Hato Mayor, o que haga la extensión de la UASD en Azua, a cada provincia que uno va los estudiantes lo que le piden es que extienda la UASD hacia sus respectivas comunidades y yo me pregunto, ¿eso es correcto?, ¿debe el Gobierno efectivamente extender la UASD a cada provincia?, yo creo que es algo para ser discutido.

Me parece que la UASD y la Secretaría de Educación Superior tienen que discutir esto seriamente, discutirlo a fondo, porque el problema no es tan sólo invertir en la infraestructura física, el problema es cuáles carreras se van a estudiar allí, segundo, ¿tenemos los profesores capacitados para enseñar esas carreras en esos sitios?, Si nosotros creamos 32 extensiones de la UASD en todo el territorio nacional, ¿hay equidad en la calidad de la enseñanza?, ¿ Lo que se enseña en Santiago y en la capital tiene la misma calidad que lo que se va a enseñar en Bahoruco o en Pedernales?, ¿podemos garantizar eso?

Entonces me parece que ahí hay grandes interrogantes sobre éste tema de la educación superior, pero si no lo resolvemos sobre la base de que se construya una extensión de la UASD en cada provincia, cómo vamos a resolver el problema de la incorporación de esos estudiantes que tienen el deseo, tienen el sueño de ir a la universidad pero no encuentra la vía, podemos pensar entonces en mecanismos de transporte colectivo para trasladarlos en guaguas permanentemente desde sus comunidades al centro regional mas cercano, porque los que están en Pedernales podrían ir a Barahona en guagua, y 120 kilómetros todos los días de un sitio a otro puede no ser adecuado. Pero también podríamos pensar en una extensión de la UASD en la frontera y por tanto los estudiantes de Pedernales no tienen que ir a Barahona, pero entonces podrían ir a Jimaní que les puede quedar más cerca para citar un caso, es decir, creo que el tema de cómo integrar, cómo incorporar a todos los jóvenes de las distintas provincias al sistema de educación superior, es un tema que tenemos que discutir.

Pero por otra parte, el tema del financiamiento de la educación superior, ¿cómo se financia la educación superior en la República Dominicana?: Hay sistemas de becas, hay sistemas de créditos, pero aún así, esto ha resultado insuficiente porque muchos quedan excluidos justamente por un problema de falta de financiamiento, problemas de viviendas, algunos estudiantes resuelven el problema de la matrícula pero no pueden vivir en la capital o en Santiago porque no tienen familiares allí o por que carecen de los recursos para ellos tener una vivienda propia.

Cómo resolver entonces el problema de la vivienda de los estudiantes, si tenemos problemas de transporte, problemas de viviendas, problemas de matriculación, problemas de financiamiento de esa educación superior.

Yo preguntaría además, si esta educación superior nuestra, tiene alguna relación con la realidad dominicana. Las universidades se están limitando tan solo al tema de la docencia, a la difusión del conocimiento, a la reproducción de lo que ya existe. Pero cuál es la política que tenemos en la República Dominicana de investigación científica, qué se está investigando científicamente en la República Dominicana, quién puede citar cinco investigaciones importantes, trascendentes para modificar a la República Dominicana en los últimos diez años, qué hace el Estado Dominicano para proveer de recursos a los investigadores y que puedan eficazmente dedicarse exhaustivamente a la producción del conocimiento científico relevante para el desarrollo de la República Dominicana.

Hasta ahora lo que uno percibe en sentido general es que las instituciones de educación superior son entes que reciben pasivamente el conocimiento generado en otras latitudes y lo difunden aquí en el marco de la docencia y eso tiene que ser superado abriendo espacio a la investigación, pero al mismo tiempo una investigación que tenga carácter aplicable para incrementar la generación de riquezas, de prosperidad y bienestar en la República Dominicana.

Creo que eso es lo que ha querido hacer la Secretaría de Educación Superior, Ciencia y Tecnología en vinculación con la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra en un formato con la Universidad de la Coruña que es el programa de investigación, más desarrollo, más innovación que implica una relación de la universidad con las empresas, empresas que requieren los servicios de las universidades para que estas puedan proveer oportunamente soluciones de carácter empresarial. Crece la empresa, crece la economía y crece la universidad como institución de educación superior.

Creo pues, que el nuevo modelo universitario también tiene que ser repensado en su vinculación con el mundo empresarial con el mundo de la economía y de la sociedad, pero por otra parte, una iniciativa que hemos introducido: el de los Community College o institutos tecnológicos superiores.

El modelo predominante en la educación superior nuestra sigue siendo el modelo continental Europeo, el de Oxfor, el de Cambrigde, donde vamos a la licenciatura, a la maestría y al doctorado.

Pero muchos estudiantes empiezan una carrera de ingeniería o de medicina tienen que abandonarla en el tercero o cuarto semestre y ahí se frustra todo, porque luego contraen matrimonio, tienen familia, tienen que trabajar y se olvidan. Bueno, pues el modelo de Comunity College permite un certificado de asociado a nivel del cuarto semestre. Le da la destreza y la estabilidad para que puedan ingresar al mercado laboral, si desean seguir estudiando para obtener un titulo de licenciado, doctor o ingeniero posteriormente, lo puede hacer, pero muy importante es que a mitad de camino ya tienen un vínculo de estudiante que es toda la secundaria, va más allá del bachillerato, lo acredita, puede trabajar y los créditos son reconocidos por cualquier universidad para cuando decida continuar estudiando. Y ese sistema aspiramos a introducirlo en la República Dominicana como el modelo de Comunity College en la República Dominicana que hasta ahora no existen.

En fin, lo que quiero es llevar las interrogantes que nos plantea el Sistema Educativo en la República Dominicana, problemas de infraestructuras, problemas de matriculación, problemas de viviendas, de transporte, el problema del gasto público orientado hacia la educación, dónde colocar ese gasto público.

Ahora me refiero a otro tema que también es de gran trascendencia, es el tema de la calidad de la educación, se refiere especialmente a la formación profesional de los maestros, y por supuesto no creo que no ofendo a nadie cuando digo que hay una debilidad en la calidad de la educación en la República Dominicana, lo importante es que reconociendo esa debilidad encontremos la fórmula para resolverla y creo que el Gobierno Dominicano está en la obligación de crear oportunidades para que esos maestros estén en un entrenamiento permanente para mejorar sus condiciones pedagógicas.

Lo iniciamos en nuestro período de gobierno anterior, muchos profesores lograron positivamente sus títulos de licenciados en educación, pero creo que es algo que tiene que ser asumido de distintas vías, cursos breves, seminarios, talleres conferencias y cursos de mayor permanencia de licenciatura en Educación pero que el maestro tenga efectivamente la obligación de una capacitación permanente.

Creo que como estímulo a esos maestros que se dedican a mejorar su calidad debemos crear el Premio Nacional a la Excelencia Académica a cada maestro que efectivamente se vaya destacando, así como tenemos el Premio al Reconocimiento al Mérito Estudiantil, creo que hace falta también el premio de reconocimiento a la maestra y a los maestros que se dediquen efectivamente de corazón a mejorar la calidad de la educación en la República Dominicana.

Hemos considerado útil un programa de intercambio de maestros nuestros con maestros de países donde la educación ha ido desarrollándose, en este caso ya hemos conversado con el presidente del gobierno español, don José Luís Rodríguez Zapatero, a los fines de que maestros españoles puedan venir a la República Dominicana en un programa de intercambio con maestros dominicanos, de igual forma conversé con el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, para que pudiéramos hacer lo mismo entre maestras y maestros colombianos y de la República Dominicana.

Pienso hacer lo mismo con profesores cubanos que puedan venir en gran cantidad a la República Dominicana y que se produzcan intercambios, pero de igual manera, los maestros que vayan evidenciando tener vocación y capacidad de servicio, lo vamos a premiar con programas de estancia en el extranjero en la continuidad de los programas que estamos desarrollando.

De manera pues que en la calidad, formación profesional de los maestros, tenemos que también delinear varios programas que contribuyan efectivamente a crear las oportunidades de esa mejoría de la calidad de los maestros en la República Dominicana.

El problema de los textos escolares, creo que es otro tema de gran relevancia, la distribución de esos textos escolares, cómo lo hacemos, el contenido de esos textos escolares que se distribuyen, yo creo que éste es un tema también fundamental que tiene que ser abordado por este Foro por la Excelencia Académica.

Hay muchos otros temas que deben ser considerados, el papel de la familia con relación a la escuela, el papel de las comunidades con relación a la escuela, como lo vinculamos, como vinculamos a los padres al Sistema Escolar, como vinculamos al barrio al sector escolar, como podemos establecer mecanismos de evaluación del desempeño del maestro, porque entiendo que para los empleados públicos en sentido general, sobre todo, maestros, médicos y enfermeras establecemos indicadores de desempeño y el que efectivamente cumpla adecuadamente con el desempeño reciba el incentivo de una mejoría salarial.

Ahora, el que no esté cumpliendo con esos indicadores de desempeño, el que llega tarde, el que falta y el que no prepara las clases a tiempo que no esté pidiendo aumento salarial, tampoco incentivos de tipo moral, porque sencillamente están incumpliendo con lo que son sus obligaciones.

Yo creo que ahí están los grandes temas para una reflexión, una reconceptualización de la educación en la República Dominicana.

Ahora para que este Foro sea eficaz, para que este Foro arribe a resultados importantes tenemos que tener una metodología de trabajo y lo que hemos conversado con la secretaria de Educación, la secretaria de Educación Superior y el director del Infotep, es que esto se convierta en un Foro Permanente y que este Foro Permanente arranque primero con la división de los temas de lo que serían mesas de trabajo, es decir, que nosotros podamos delimitar lo que pueden ser los primeros 10 temas fundamentales que afectan a la educación dominicana en estos momentos.

Y que entonces no ha hecho estudiantes, padres, amigos de la escuelas, miembros de la sociedad civil se puedan matricular, se puedan incorporar a una directa mesa de trabajo y que entonces esa mesa de trabajo con el tema por ejemplo: Infraestructura Escolar o el tema Calidad Educativa o el tema Currículum Escolar y cada una de esas mesas empiece una labor de consulta, escuchando las distintas voces, las distintas inquietudes, los distintos conceptos, las distintas ideas que se puedan verter sobre este tema, sin discriminar a nadie, y, ya eso llegará después a una Plenaria Final de depuración y esto consistirá en la gran consulta nacional como entonces pertenece, naturalmente, una vez o casi concomitantemente con haber recibido este equipaje de todo el que ha sido consultado sobre este tema.

Concomitantemente hemos solicitado a la UECD en Paris que nos prepare para transcurso de este año lo que serían los principios de una Política Nacional de Educación para la República Dominicana, de manera que podemos entonces establecer una vinculación entre los resultados de una investigación técnica-profesional de la UECD que lo hacen numerosos países en el mundo, nosotros podamos tomar esos parámetros de ese estudio y de esa propuesta de política nacional de educación en la República Dominicana con los resultados recogidos de este diálogo sobre la educación en el país y sobre esa base entonces, tendríamos nosotros la discusión de una Política Nacional De Educación en la República Dominicana, consensuada, concertada de la manera más democrática imaginable, porque todo el que ha tenido algún interés sobre el futuro de la educación en la República Dominicana ha sido consultado en este Foro por la Excelencia Académica y naturalmente la presencia en el día de hoy de los representantes de los partidos políticos, la presencia de monseñor Agripino Núñez Collado no sólo como rector de la Universidad Católica Madre y Maestra, sino como presidente del Consejo Económico, Social e Institucional, así como el profesor Rafael Toribio, director ejecutivo de la esa institución es para que los resultados obtenidos de esa investigación técnica de de la UECD y el resultado de este diálogo nacional convierta en un compromiso de las fuerzas vivas de la Republica Dominicana con el futuro de la educación nacional, no importa quien gane las elecciones en el próximo periodo y el compromiso con respecto a esa política de Estado, de una política de todos a la cual tendría que dársele continuidad en el tiempo con la participación siempre de todos los sectores involucrados en el futuro de la educación de la Republica Dominicana, por tanto lo haremos, yo entonces puedo repetir aquí las palabras de Melaneo Paredes de que desde Punta Cana hasta Bahía de las Aguilas y de Montecristi a Samaná en la Republica Dominicana, en materia de educación, ¡E` palante que vamos!.