LF propone incremento gradual de la fiscalidad en países de del Caribe con baja tributación

SAN SALVADOR. El expresidente de la República y presidente de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), Leonel Fernández, consideró hoy que para incrementar la inversión pública en América Latina y el Caribe, es necesario que países con baja fiscalidad puedan llegar al promedio latinoamericano actual, que es de 20 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Indicó, sin embargo, que esto debe hacerse gradualmente con un concepto de tributación progresivo y en base a amplios acuerdos sociales que lleven a un pacto fiscal, como también lo ha sugerido la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Planteamientos. Fernández hizo el planteamiento al comentar una propuesta presentada por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, en el marco del Trigésimo Cuarto Período de Sesiones de ese organismo de Naciones Unidas, que se lleva a cabo en esta ciudad desde el pasado miércoles.

“En término de fiscalidad, hay una situación diferenciada en Latinoamérica y para contar con un Estado fiscalmente fuerte que pueda llevar a cabo las inversiones y pueda realizar el gasto público requerido, a los fines de lograr una transformación productiva con mayor rentabilidad, es necesario que se llegue a un acuerdo que logre un pacto fiscal en la región”, indicó Fernández.

Al abundar en ese aspecto, el exmandatario citó el caso de Brasil, que tiene una presión tributaria de un 35 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y México, que tiene un 10 por ciento. Este último resuelve sus problemas con la rentabilidad petrolera.

Cuestionó la baja presión tributaria del país. Asimismo, Fernández precisó, que esto es distinto a lo que puede pasar con Guatemala y República Dominicana, que son países que tienen en la actualidad una presión tributaria de tan solo 12 y 13 por ciento del PBI, sin otras rentas extra tributarias adicionales.

“Cómo con una baja fiscalidad de 12 por ciento del PIB, sin renta petrolera, sin ingresos extrapresupuestarios, podríamos realizar esta transformación hacia el cambio estructural que propone la CEPAL? Muy difícil”, afirmó el exgobernante.

Fernández consideró que el desafío de toda América Latina es transformar su estructura productiva en una que pueda disminuir las brechas de la productividad, de la tecnológica y de la desigualdad social.

Señaló, a seguidas, que lo que procede es pasar a un nuevo diseño de estructura productiva con más diversificación, que produzca un mayor volumen de producción y que, por tanto, tenga un impacto en la calidad de vida de los trabajadores.

Sobre la propuesta de la CEPAL. La propuesta de la CEPAL, que plantea la necesidad de un cambio estructural para una estructura productiva con mayor productividad, en procura de lograr la igualdad en la región, marcada por enormes inequidades sociales, fue expuesta por la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena.

“Creemos que estamos ante la oportunidad histórica de repensar el desarrollo bajo la égida valórica de la igualdad y de mayor sostenibilidad ambiental”, planteó Bárcena.

“No debemos hacerlo en clave de retórica o de letanía, sino con los distintos componentes de políticas de desarrollo que concurren hacia sociedades más dinámicas en crecimiento y más proclives a la igualdad”, puntualizó la representante de la CEPAL.