Leonel Fernández recibe en Canadá el premio “Estadista del Año”

(Toronto, Canadá, 20 de septiembre de 2012). En una concurrida ceremonia, que congregó a personalidades de diferentes ámbitos, el ex presidente de la República Dominicana y presidente de la Fundación Global, Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), doctor Leonel Fernández, fue reconocido este jueves por el Consejo Canadiense de las Américas (CCA) con el premio “Estadista del Año”, por el sólido liderazgo ejercido en el hemisferio a lo largo de su gestión gubernamental.

Al hacer la entrega del galardón, Kenneth N. Frankel, director ejecutivo del CCA, definió como impresionante el desempeño económico de la República Dominicana en la gestión del ex presidente Fernández.

Al presentar al ex mandatario, Frankel recordó que en 2004, cuando Fernández fue electo por segunda ocasión como presidente, el periódico The New York Times definía a República Dominicana como peligrosamente cerca del colapso.

“Leonel Fernández tuvo el reto de cruzar el Niágara en bicicleta, como dicen los dominicanos y, definitivamente, lo cruzó ágil y rápidamente”, proclamó.

Frankel dijo que Fernández es un líder que goza de la confianza de varios líderes y jefes de Estado de América Latina, sin importar su ideología política.

Recordó que en 2004, cuando Fernández retornó al poder, la República Dominicana presentaba una tasa de crecimiento de menos 2 por ciento. “Sin embargo, del 2005 al 2007 el crecimiento promedio de la economía dominicana registró un salto al 9.5 por ciento, cuando el crecimiento promedio en Latinoamérica era de un 5.4 por ciento”, comentó.

Frankel también destacó el rol de primer orden que jugó Fernández en 2008, cuando logró un diálogo que puso fin a la crisis entre Colombia, Ecuador y Venezuela, así como los esfuerzos desplegados por el ex mandatario por la reconstrucción de Haití, tras el terremoto que devastó gran parte de ese país en enero de 2010.

“Hay que destacar, también en el campo internacional, la reacción inmediata y generosa del ex presidente Fernández cuando la vecina nación de Haití sufrió el terrible terremoto de 2010″, declaró Frankel, quien indicó que el ex mandatario dominicano respondió con altura y lideró los esfuerzos internacionales para ayudar a los haitianos a reconstruir su país, cuya capital fue devastada por el fenómeno.

Asimismo, Frankel consideró impresionante la labor desarrollada por el ex gobernante dominicano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), al apoderarse de ese escenario mundial en pro de reducir las causas y los efectos de la especulación excesiva en los precios del petróleo y los alimentos.

De su lado, el presidente del reconocido organismo canadiense, Michael Harvey, valoró el rol jugado por el ex presidente Fernández como mediador en conflictos entre países de América Latina, en lo concerniente al fortalecimiento de la democracia en la región, así como en lo relativo a la promoción de debates sobre temas que tienen que ver con los principalesproblemas del mundo actual.

Tras afirmar que el ex jefe de Estado dominicano merece con creces la distinción, Harvey consideró impactantes los esfuerzos desplegados por Fernández en materia de política exterior, los cuales le han dado un papel relevante a la República Dominicana en la comunidad internacional.

“En el Consejo Canadiense de las Américas consideramos que el ex presidente Fernández merece con creces este reconocimiento canadiense por el liderazgo que ha ejercido a lo largo de su gestión”, declaró Harvey, tras afirmar que “para nosotros, los canadienses, impacta cómo los esfuerzos en política externa del ex presidente han dado un papel internacional importante a la República Dominicana”.

Fernández agradece

De su lado, el ex presidente Fernández agradeció la distinción, de la que dijo sentirse emocionado, al tiempo que destacó el crecimiento alcanzado por la República Dominicana durante sus mandatos gubernamentales, tanto en el orden económico como en lo concerniente a fortalecimiento institucional y respeto a las libertades públicas.

“Después de doce años en el cargo, permítame decirles de una manera humilde, pero con una firme convicción, que creo que mi generación ha hecho la contribución de llevar la República Dominicana a un marco democrático con un fuerte crecimiento económico y justicia social”, declaró.

Fernández resaltó que en los últimos ocho años, la economía dominicana creció de 20 mil millones a 56 mil millones de dólares, casi el triple de su tamaño, a una tasa promedio anual del 7,2%.

Dijo que como consecuencia de ese crecimiento, y debido a la aplicación de políticas sociales activas, la pobreza se redujo, la tasa de desempleo bajó, la salud y la educación mejoraron, se puso en marcha un sistema funcional de seguridad social y la nación ha experimentado grandes transformaciones en lo que respecta a infraestructura de desarrollo.

El ex jefe de Estado destacó que como resultado durante del manejo adecuado su gestión, la crisis financiera mundial de 2008 no afectó de manera adversa al sistema financiero dominicano.

“Ni un solo banco ha fracasado en la República Dominicana”, manifestó tras indicar que este logro fue el resultado de una reforma del sistema económico, medida que fortaleció la regulación y la supervisión, creando las bases para que el sistema financiero incrementara su liquidez.

El ex gobernante se refirió a las relaciones comerciales entre la República Dominicana y Canadá. Destacó que se remontan a casi un siglo, cuando el Bank of Nova Scotia abrió sus puertas, seguida, muchos años después, por Falconbridge y, más recientemente, por Xstrata.

“Pero más allá de la minería, los turistas canadienses inundan nuestras playas y campos de golf en números cada vez mayores”, sostuvo, tras resaltar el intercambio educativo y cultural y el terreno que los productos agrícolas dominicanos van ganando en los mercados canadienses.

“Aspiramos a continuar la profundización y el fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre nuestros dos países. Queremos ver más inversiones canadienses en la República Dominicana; más comercio; más flujo de personas de un lugar a otro”, proclamó Fernández.

El ex mandatario manifestó su deseo de que Canadá y la República Dominicana actúen juntas en el escenario mundial, abordando cuestiones globales de interés común, tales como la difusión de los valores democráticos, el respeto de la dignidad humana, la reducción de la pobreza y la desigualdad, la defensa de los derechos de la mujer, la protección del medio ambiente y la lucha contra el narcotráfico y las organizaciones transnacionales del crimen.

La distinción le fue entregada al ex presidente Fernández en una ceremonia especial realizada en esta ciudad de Toronto, Canadá, en el marco de la Gala Anual del Consejo Canadiense de las Américas.

En la ceremonia participaron el ex primer ministro canadiense, Bryan Mulroney; la ministro de Relaciones Exteriores, Diane Abonczy; los receptores de adjudicación Gozoe Pedro y Stephen Randall, así como el embajador dominicano en Canadá, José del Carmen Ureña, entre otras personalidades.

Importancia del CCA

Fundado en 1987, el Consejo Canadiense de las Américas es el foro más importante de Canadá en la discusión de asuntos políticos y económicos, sobre todo para temas de inversión y comercio en el hemisferio y el vínculo entre el sector privado de esa nación con América Latina y el Caribe.

El CCA desarrolla sus vínculos a través de múltiples iniciativas, que incluyen alianzas y organización de actividades. La entidad tiene representaciones en Toronto, Calgary y Vancouver, y mantiene una relación de larga data con las misiones diplomáticas en representación de América Latina y el Caribe en Canadá, lo mismo que con varias organizaciones en el extranjero.

Ha sido líder de Canadá en la creación de programas y en el fomento del diálogo en relación con las tendencias económicas y políticas en el continente americano.

A lo largo de su historia, el Consejo Canadiense de las Américas ha recibido en su sede a varios presidentes, vicepresidentes, ministros de Estado, así como a economistas, expertos de renombre internacional y altos ejecutivos de empresas.

El actual presidente del CCA, Michael Harvey, ha seguido de cerca los asuntos latinoamericanos durante más de 20 años y ha sido jefe de la Sección Política de Canadá embajadas en Brasil, Colombia y Venezuela.

En el caso de Colombia, también ha trabajado en como asesor político de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la Misión de Apoyo al Proceso de Paz, así como en el Departamento de Asuntos Políticos (DAP) y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD).